Y de repente todo paró. Todo menos los servicios esenciales para la supervivencia y… la edificación de nueva planta. Las ciudades se vaciaron y las personas se confinaron en sus casas. Pero no todos.