Blog del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia

Reforma tributaria: un nuevo intento de reactivar la economía

Muchas han sido las novedades introducidas en la última “reforma tributaria” cuya entrada en vigor se ha previsto en dos fases: 2015 y 2016. Las medidas adoptadas afectan impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), al impuesto sobre sociedades y al impuesto sobre el valor añadido (IVA), principalmente. El objeto del presente artículo será destacar aquellas que más trascendencia pueden tener sobre el profesional liberal que ejerce una actividad económica, ya sea directamente o a través de cualquier entidad.

Objetivo de la reforma
Es importante resaltar que los objetivos perseguidos por la reforma es favorecer la recuperación económica y la generación de empleo. Se persigue reducir la carga tributaria de los contribuyentes en general, y en particular de aquellos que desarrollen actividades económicas, estableciéndose una la rebaja de tramos y tipos en el IRPF, incorporando nuevas deducciones, y minorando los porcentajes de retención. Se busca incrementar el dinero en manos de las familias, propiciándose tanto el ahorro como el gasto corriente y la inversión.

Un cambio conceptual
Técnicamente destaca por su importancia la modificación del concepto de “actividad económica”. Se establece expresamente que son rendimientos de actividades económicas los obtenidos por el contribuyente a través de una entidad en cuyo capital participe, siempre que realice cualquier actividad incluida en la sección segunda del impuesto sobre actividades económicas (actividades profesionales).

Esta puntualización es importante, además de por la repercusión que tiene en el cálculo del rendimiento neto y los cambios previstos a partir del 1 de enero del 2016, por las posibles incidencias en las bonificaciones previstas para las participaciones sociales y bienes afectos en el impuesto sobre el patrimonio, sin olvidar las reducciones aplicables en el impuesto de sucesiones y donaciones.

asesoria-fiscal-reforma

¿Cómo se concretan dichas modificaciones?
Cuando calculemos el rendimiento neto de nuestra actividad económica, en el ejercicio 2015 y siguientes, ya sea en estimación directa normal o simplificada, habrá que tener en cuenta:

• Un nuevo límite para aplicar la modalidad simplificada. No podrá aplicarse si el importe de nuestra cifra de negocios supera los 500.000 euros. Anteriormente este límite estaba fijado en 600.000 euros.

• Se mantiene la deducibilidad, en la modalidad simplificada, del concepto de provisiones y gastos de difícil justificación, establecido en el 5% de la diferencia entre ingresos y gastos, si bien la novedad es establecer un límite a este concepto, el cual queda fijado en 2.000 euros anuales.

• Las rentas irregulares, que recordemos, son aquellas cuyo periodo de generación es superior a dos años, o bien se obtienen de forma irregular en el tiempo, reducen su minoración, pasando del 40% al 30%. Se fija asimismo un límite para las mismas de 300.000 euros anuales

• Si se cumplen determinados requisitos los contribuyentes podrán reducir el rendimiento neto de las actividades económicas en 2.000 euros (pudiéndose incrementar si se cumplen determinadas condiciones). Esta reducción será incompatible con la reducción de gastos de difícil justificación (5% de la diferencia entre ingresos y gastos).

• Desaparece el límite de 4.500 euros que existía como máximo deducible para las cantidades aportadas a mutualidades de previsión social por profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, y se introduce un límite nuevo que será la cuota máxima por contingencias comunes que esté establecida, en cada ejercicio económico, en el citado régimen especial.

Incentivos sobre la cuota
Por lo que respecta a los posibles incentivos a aplicar sobre la cuota del impuesto sobre la renta de las personas físicas, destacamos:

• Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación, consistente en el 20% de las cantidades satisfechas en el periodo de que se trate, por la suscripción de acciones y participaciones, siempre que se cumplan determinadas condiciones, y teniendo en cuenta que la base máxima de la deducción será de 50.000 euros anuales.

• Nueva deducción por inversión en activos afectos a la actividad económica (inmovilizado material o inversiones inmobiliarias), consistente en el 5% de los rendimientos netos de la actividad que se inviertan, en el mismo periodo impositivo o en el siguiente.

Reducción de las retenciones
Una de las medidas que tendrá efectos inmediatos, consiste en la reducción de los tipos de retención aplicables a la casi totalidad de rendimientos. Adjuntamos la tabla 1 en la que se fijan los tipos aplicables a cada caso concreto.

NUEVA NOTICIAS
Modificaciones en sociedades
Destacamos estas modificaciones por ser extensibles al impuesto sobre la renta:

• Se introduce un nuevo incentivo fiscal de amortización libre para los elementos del inmovilizado material nuevos, cuyo valor unitario no exceda de 300 euros, hasta un límite de 25.000 euros referido al período impositivo. Este incentivo sustituye al anterior, consistente en libertad de amortización para bienes que no excedieran de 600 euros y un límite anual de 12.000 euros.

• Se modifican las tablas de amortización, consiguiendo mayor simplificación.

• Siendo deducibles los gastos por atenciones a clientes o proveedores, así como los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa, y aquellos realizados para promocionar, directa o indirectamente la venta de bienes y prestación de servicios, pasan a quedar limitados en la cuantía del 1 por ciento del importe neto de la cifra de negocios del período impositivo

Otro cambio técnico importante se centra en las sociedades civiles que tienen objeto mercantil (incluyendo entre las mismas a las comunidades de bienes). En el ejercicio 2015 seguirán tributando en régimen de atribución de rentas, tal y como lo venían haciendo hasta ahora, pero a partir del 1 de enero del 2016 dichas rentas pasarán a tributar en el impuesto de sociedades. Esta medida viene acompañada de un régimen transitorio en el impuesto sobre la renta de las personas físicas, que regula la traslación de este tipo de entidades como contribuyentes de este impuesto a contribuyentes del impuesto de sociedades.

Insistimos en que el presente artículo recoge únicamente una parte de la multitud de cambios que ha introducido la “reforma tributaria”, por lo que sería conveniente contar con la asistencia profesional correspondiente, antes de tomar cualquier decisión que en materia fiscal-económica pudiera adoptarse.

Inmaculada Domingo Torres
Versis Consulting

Febrero 2015

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies