Blog del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia

Profesionales y autónomos: ¿Qué gastos de manutención pueden desgravarse?

Almuerzos, comidas, desplazamientos… ¿Me los puedo desgravar? ¿Qué limites establece Hacienda para estos gastos? Nuestra asesoría fiscal, Versis Consultores, ha preparado este artículo para clarificar qué gastos de manutención puede desgravarse un profesional.

Gastos manutención

Los gastos de locomoción y dietas de viaje son retribuciones de carácter irregular que responden a aquellos gastos en los que incurre el trabajador (entendiendo por trabajador el que lo es por cuenta ajena) en el desplazamiento provisional o temporal a un lugar distinto a aquel donde habitualmente presta sus servicios, o bien, donde radica el centro de trabajo para efectuar tareas o realizar funciones que le son propias.

¿Pero, cómo funcionan estos gastos en los autónomos?

Para poder determinar el rendimiento neto de la actividad económica en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), los contribuyentes (profesionales en nuestro caso) podrán deducir los gastos de manutención siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que sean gastos del propio contribuyente.
  2. Que se realicen en el desarrollo de la actividad económica.
  3. Que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería.
  4. Que se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago (transferencias, pago con tarjeta, etc.).
  5. Que no superen los límites que reglamentariamente se establecen para las dietas y asignaciones para gastos normales de manutención para los trabajadores. Dichos límites son:
España Extranjero
Pernoctando en municipio distinto 53,34 euros/día 91,35 euros/día
Sin pernoctar en municipio distinto 26,67 euros/día 48,08 euros/día

En el caso que se produzca un exceso sobre dichos importes, no serán deducibles. Es importante recordar que el contribuyente deberá conservar durante el plazo máximo de prescripción los justificantes de los gastos para poder probar el cumplimiento de los requisitos exigidos por la norma.

Debemos recordar también que la deducibilidad de los gastos en el IRPF está condicionada por el principio de correlación con los ingresos, “debiendo pues acreditarse, que se han ocasionado en el ejercicio de la actividad” y que son necesarios para la obtención de los ingresos. De manera que cuando no exista esa vinculación a la actividad, o bien esa necesidad, podrían no considerarse deducibles.

La deducibilidad de los gastos está condicionada, además, a que queden convenientemente justificados mediante original de factura o documento equivalente, imputados temporalmente al ejercicio que correspondan y estén contabilizados o registrados en los libros-registro que, con carácter obligatorio, deben llevar los contribuyentes que desarrollen actividades económicas, siempre que determinen su rendimiento neto en estimación directa en cualquiera de sus modalidades.

Versis Consultores

Asesoría Fiscal CAATIE Valencia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies