Blog del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia

Cuando recibas una notificación de Hacienda, mantén la calma

Guía práctica para leer, entender y responder a Hacienda

­­La primera reacción al recibir una carta de Hacienda, suele ser de preocupación. Es lógico y habitual sentir nerviosismo o impaciencia cuando se desconoce el procedimiento a seguir, o cuáles son los derechos y obligaciones que tenemos.

asesoria-fiscal
La finalidad de este artículo es proporcionar algunas pautas para entender y responder correctamente a las notificaciones de la Agencia Tributaria; es importante aclarar que aunque no se firme o se rehúse la carta, el procedimiento seguirá adelante, la normativa ha previsto esta situación; así que generalmente es mejor firmar las cartas de Hacienda y así te evitarás problemas.Hay que tener en cuenta que la notificación es el instrumento mediante el cual Hacienda comunica formalmente al contribuyente aquellos actos que le afectan, y constituye a la vez una garantía tanto para la Administración como para el obligado tributario, ya que al tener conocimiento concreto del acto administrativo que le afecta, podrá cumplirlo o bien ejercer su derecho a recurrirlo.

asesoria-fiscal-2
A continuación vamos a identificar aquellos elementos de la carta necesarios para poder comprender y en su caso contestar a Hacienda:

• En la parte superior izquierda del encabezamiento, aparece la Administración y la oficina (Gestión, Inspección o Recaudación) que ha iniciado el procedimiento notificado y será a quién debemos remitir la documentación requerida y/o efectuar las alegaciones o manifestaciones que consideremos.

A la derecha, en la parte superior aparece el número de certificado y el destinatario de la notificación.

• Le sigue, en mayúsculas y negrita el acto que se notifica: Requerimiento, Tramitación de Alegaciones, Propuesta de Liquidación Provisional o Definitiva, Concesión Aplazamiento, etc.

• Identificación del Documento; donde consta el N.I.F del destinatario, la referencia del expediente, el concepto tributario (IVA, IRPF, etc.) y el ejercicio fiscal. Se debe hacer constar estos datos en la contestación ya sea en papel o telemática.

• En el punto siguiente es donde Hacienda explica la razón de la notificación. Son muy diversas las causas por las que Hacienda se dirige al contribuyente por ejemplo: aclarar discrepancias entre la información en poder de la Administración y la declarada, comprobar que las operaciones declaradas se ajustan a la normativa o recabar información sobre terceros. Hay que tener en cuenta que todo acto administrativo debe contener el texto integro con la motivación y en el caso de tratarse de una liquidación, además de la identificación del obligado tributario, debe constar los elementos determinantes de la cuantía de la deuda tributaria, los hechos que se han tenido en cuenta para dictar la resolución y la norma que la fundamenta jurídicamente.
También indicará la documentación que el destinatario debe aportar, y se hará constar si el acto es o no definitivo en vía administrativa.

• La expresión de los recursos que procedan, órgano ante el que hubieran de presentarse y plazo para interponerlos.

• Lugar y plazo para aportar la documentación y formular las alegaciones. Para el cómputo de los días debemos tener en cuenta el día en el que se recibió la notificación, y cerciorarse de si se trata de días hábiles o naturales.

La contestación se podrá realizar por Internet, en el Registro de cualquier oficina de la Agencia Tributaria o por correo certificado.

• Información Adicional, acerca del procedimiento y su tramitación, posibles sanciones documentación del expediente, etc.

• Anexos, junto a notificación y según el acto notificado, se remite el modelo para efectuar alegaciones, la carta de pago en el caso de liquidaciones definitivas, modelo de representación

Por lo tanto, como decíamos, el primer paso es mantener la calma y leer con conocimiento qué es lo que Hacienda quiere. Si no tenemos claro lo que nos pide o intuimos que el tema puede complicarse, por ejemplo en el caso de una Inspección, lo mejor es acudir a un asesor fiscal de confianza.

Un requerimiento de Hacienda siempre hay que atenderlo, no sólo porque no hacerlo implicará una sanción, sino porque Hacienda no siempre tiene razón, y ello por diversos motivos (datos erróneos sobre el contribuyente, un acto, interpretación diferente de una norma, etc.). Recuerda que como contribuyente, además de obligaciones también tienes derechos.

Inmaculada Domingo Torres, Versis Consulting

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies