Blog del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia

Éxito de público y contenidos en la jornada sobre coordinación de seguridad

Arquitectos técnicos, inspectores de trabajo, técnicos municipales, profesionales de Fiscalía y Judicatura, entre otros, conformaron los cerca de 200 asistentes que acudieron a la jornada “La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción. 20 años de vigencia del R.D. 1627/97”, organizada por CAATIE Valencia y la Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, que se celebró el pasado 26 de marzo en el salón de actos de la Ciudad de la Justicia de Valencia. Con esta jornada abrimos el ciclo El aparejador y la Administración de Justicia, que se desarrollará a lo largo de 2018. Os ofrecemos un completo resumen con imágenes y vídeos.

El objetivo era reflexionar sobre la figura del coordinador de seguridad y salud en un momento en el que se cumplen 20 años de la creación de la misma por parte del R.D. 1627/97 y establecer premisas y conclusiones que permitan mejorar la siniestralidad laboral en un sector que, aunque ha mejorado sus cifras de siniestros en estas dos décadas, continúa siendo un sector de riesgo, especialmente para los accidentes graves y mortales.

Tal como indicaba Gabriela Bravo, consellera de Justicia, según el Observatorio Estatal de las Condiciones de Trabajo, la construcción continúa siendo uno de los sectores productivos más afectados por la siniestralidad. En la Comunidad Valenciana, según los datos de INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo), en 2017 se han producido 4.935 accidentes laborales con baja en el sector de la construcción. Entre ellos, siete accidentes mortales. Y el sector continúa acaparando el 10,9% de los accidentes con baja laboral.

Coordinador y director de la ejecución de la obra

Vicente Terol, presidente de CAATIE Valencia, abría la jornada destacando cómo “los aparejadores y arquitectos técnicos estamos especialmente implicados en la seguridad en las obras de construcción y, en este momento, en que la actividad edificatoria en la Comunidad Valenciana comienza un repunte significativo, es importante reflexionar al respecto”.

Y lo cierto es que desde la misma presentación, la jornada aportó interesantes reflexiones. La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, introdujo en su ponencia la figura del coordinador de seguridad, indicando cómo 20 años después de su creación, “no se perfila con la adecuada nitidez”. Planteó si debería simultanearse con la dirección de la ejecución de la obra o recaer cada tarea en arquitectos técnicos diferentes. Y explicó cómo en Justicia, hay disparidad de criterios sobre si en sus funciones se incluye o no la vigilancia de la aplicación de las medidas preventivas.

Coordinar no es vigilar

Antonio Mármol, arquitecto técnico con dilatada experiencia en seguridad en la construcción y presidente del COAATIE de Murcia, realizaba un clarificador recorrido por la normativa al respecto, explicando las novedades que ha ido aportando a nuestra profesión cada norma en materia de seguridad desde la publicación del R.D. 1627/97 y cómo precisamente, en aquel momento, esta labor de vigilancia, que erróneamente se interpretaba como parte de las funciones del coordinador, hizo que se le otorgaran responsabilidades que no eran las que introducía el texto legal. El coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra coordina las actividades preventivas de las empresas intervinientes. La vigilancia no es su función.

Las diferentes normas (Ley 54/2003, R.D. 171/2004, Ley 32/2006, R.D. 604/2006) fueron introduciendo novedades que iban clarificando la actividad: recursos preventivos, plan de prevención, información del promotor a través del estudio de seguridad y salud, instrucciones del coordinador, subcontratación, integración de la prevención por parte del empresario… En 2007, con el R.D. 1109/07, el libro de incidencias se convierte en el libro de instrucciones que debía ser, pues ya solo se deben remitir a Inspección de Trabajo las anotaciones acerca de incumplimientos reiterados de instrucciones. Con la llegada de la crisis económica, la Ley 12/2012 introduce como medida de agilización la declaración responsable y la comunicación previa. Y en 2014, la Inspección de Trabajo publica las Directrices básicas de integración de la prevención de riesgos laborales en las obras de construcción, que para Antonio Mármol, complicó el panorama de la coordinación en las obras sin proyecto.

Elementos de mejora

Como elemento de mejora, Mármol destacó la integración de la cultura preventiva en las obras de construcción, como compromiso conjunto del promotor, empresarios, coordinador de seguridad y trabajadores. Además, señaló que la Inspección de Trabajo debería tener en cuenta el artículo 8 del R.D. 1627/97, en el que se señalan los principios aplicables al proyecto de obra. Entre ellos, tener en cuenta la evolución de la técnica y sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro.

Respecto al R.D. 1627/97, el ponente propone las siguientes mejoras: precisión de las indeterminaciones, inclusión de las obras sin proyecto, clarificación de las funciones de cada agente, especialización del coordinador de seguridad y salud, especialización de la Inspección de Trabajo e introducción de los colegios profesionales como instituciones de derecho público para la consulta de jueces y fiscales.

Escala técnica de subinspectores de prevención

Antonio Moreno, jefe de la Unidad Especializada de Seguridad y Salud Laboral de la Inspección de Trabajo comenzaba su ponencia anunciando, en relación a la propuesta de Antonio Mármol, la próxima incorporación de una escala técnica de subinspectores de prevención a la Inspección de Trabajo.

Presupuestos de coordinación inviables

Pero una de las grandes aportaciones de Antonio Moreno en la jornada, además de su nítida visión sobre las funciones legales del coordinador de seguridad (articulo 9 del R.D. 1627/97), fue la referencia a los presupuestos de coordinación inviables: “En muchas ocasiones, y con demasiada habitualidad en las obras de la Administración en general, se licitan presupuestos de coordinación por cantidades absolutamente improcedentes”. Desde la Inspección de Trabajo, “tenemos la firme intención de valorar si, con la presencia del coordinador en obra, con semejante presupuesto, puede llevar a cabo sus funciones”.

Del mismo modo, indicaba cómo algunas administraciones imponen al contratista que nombre al coordinador o que pague sus honorarios, algo que no debería producirse en ningún caso.

La integración de la seguridad en fase de proyecto, un fracaso del R.D.

Antonio Moreno señalaba los estudios de seguridad y, especialmente la integración de la seguridad en fase de proyecto, como los fracasos destacados del R.D. 1627/97: “Los estudios de seguridad están muy lejos de lo que el legislador pretende, que la obra sea concebida con medidas de seguridad”. Entre otros errores, señalaba la existencia de estudios con referencias a normas derogadas o que no contemplan las características de la obra en la que se va a aplicar.

Libro de incidencias

Asimismo, según constata en las visitas a obra, el libro de incidencias sigue sin utilizarse y a la Inspección de Trabajo le llegan pocas anotaciones y algunas, improcedentes, pese a que, por impulso de la propia Inspección, se modificó la norma para que se pudieran efectuar anotaciones de control y seguimiento sin provocar una visita de Inspección de Trabajo. Tal como recordó, sólo deben remitirse las reiteraciones de advertencias incumplidas.

Previsibilidad como factor determinante de imputación

Jaime Gil Rubio, fiscal decano de Siniestralidad Laboral de Valencia, hizo hincapié precisamente en estas anotaciones. Resaltó la necesidad de documentar, a través del libro de órdenes y del libro de incidencias, “en seguridad propia”, pues es un factor de prueba de la no previsibilidad del posible accidente. Y es la previsibilidad lo que se rastrea en caso de un accidente laboral con implicación penal. Se trata de delitos de comisión por omisión del legalmente obligado, en la que la acción u omisión es voluntaria pero no intencionada, el resultado es lesivo, existe previsibilidad y evitabilidad, se infringe un deber de cuidado y hay una relación de causalidad evitabilidad, así como causalidad entre la omisión y el resultado, y se infringe el deber de cuidado en posición de garante. En este sentido, el libro de incidencias para dejar registro de las instrucciones dadas y el incumplimiento de las mismas es una herramienta fundamental para probar esa no previsibilidad del accidente por parte del coordinador de seguridad.

Los tribunales visitan la obra

Bajo el título Los tribunales visitan la obra, la ponencia de Jesús Leoncio Rojo, magistrado-juez de la Audiencia Provincial de Valencia, extractó datos relevantes de 40 sentencias relacionadas con accidentes en el sector de la construcción de los últimos años y la imputación del coordinador de seguridad en los mismos. Como primera conclusión, destacó el retraso en la sustanciación de los procedimientos, pues como media, discurren nueve años desde la fecha del siniestro hasta la publicación de la sentencia. Los accidentados, son, en su mayoría, personal de las subcontratas. Y el tipo de siniestro se debe mayoritariamente a caídas (escaleras, andamios, plataformas de carga y descarga). De estas 40 sentencias, hay 18 condenas a coordinadores de seguridad. Entre las no condenas (22) destacan ocho en las que se determina que la labor del coordinador de seguridad en fase de ejecución de la obra ha sido diligente.

Y, ¿qué determina esta diligencia del coordinador según las sentencias? Los principales factores son: el plan de seguridad, que exista, que sea completo, que se extienda a maquinaria auxiliar además de procesos constructivos, que sea abierto y pueda incorporar anexos si hay modificación en obra; el libro de incidencias: que refleje el seguimiento de la seguridad en la obra; y las visitas de obra, que no tienen por qué obedecer a una periodicidad definida, sino tener en cuenta las necesidades de cada fase de obra, y es fundamental dejar constancia, siempre por escrito, de cada visita.

Finalmente, el magistrado propuso la posibilidad de incorporar un seguro de obra, que cubriera todos los incidentes producidos en la misma, sin necesidad de establecer acuerdos entre las diferentes aseguradoras, que en muchas ocasiones motivan el origen de los procedimientos.

Pena de banquillo

Trinidad Real, letrada de CAATIE Valencia y colaboradora de Musaat, cerró el turno de ponencias con una intervención en la que señalaba cómo, desde la doctrina previa de la función de vigilancia por parte del coordinador, se está ya abriendo paso la doctrina de la no vigilancia, de la coordinación. La labor de vigilancia y de presencia continuada en obra es propia del recurso preventivo, que debe comunicar al empresario los incumplimientos del plan de seguridad y puede escribir en el libro de incidencias.

“El promotor responde de un incumplimiento del coordinador de seguridad, pero el coordinador de seguridad no responde de un incumplimiento del contratista. El coordinador no puede responder cada vez que hay un incumplimiento del plan de seguridad por parte del contratista, pues la pena de banquillo es muy dilatada”, señaló Real, que reivindicó además la contemplación de las conductas y obligaciones de los mismos trabajadores, los recursos preventivos y los proyectistas.

La letrada de CAATIE Valencia considera fundamental el conocimiento técnico en estos procesos judiciales. Por ello propuso la creación de un cuerpo de peritos en prevención de riesgos adscrito a la Administración de Justicia.

La importancia de los técnicos

Tras la mesa redonda, moderada por Francisco Real, abogado y letrado colaborador de Musaat, Begoña Serrano, directora gerente del Instituto Valenciano de la Edificación, clausuró la jornada destacando la importancia de nuestro colectivo en la gestión de la obra y en la seguridad en la construcción, señalando la importancia de incorporar las medidas de prevención y seguridad en las pequeñas reformas, así como la presencia de nuestros técnicos en este tipo de obras.

Nueva jornada entre arquitectos técnicos

Os convocamos el próximo 12 de abril a una nueva jornada, entre arquitectos técnicos, donde queremos incidir en aquellos aspectos de mejora para nuestros profesionales que pueden incidir en nuestras responsabilidades. Abordaremos las conclusiones y la distinta visión de los agentes de la primera jornada, se ofrecerán consejos prácticos y se atenderán aquellas dudas que quedaron sin resolver en el transcurso de la primera jornada. Es para colegiados, gratuita, previa inscripción.

Vídeos de la jornada

Si queréis acceder a los vídeos de la jornada “La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción. 20 años de vigencia del R.D. 1627/97”, os adjuntamos unos enlaces donde podréis reproducir las grabaciones en vídeo de todo su contenido:

La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción – 1/5 -> https://player.vimeo.com/video/262357877

La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción – 2/5 -> https://player.vimeo.com/video/262360075

La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción – 3/5 ->  https://player.vimeo.com/video/262360196

La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción – 4/5 -> https://player.vimeo.com/video/262360488

La coordinación en materia de seguridad y salud en la construcción – 5/5 -> https://player.vimeo.com/video/262360738

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies